TERAPIA FAMILIAR

La familia es un sistema y, como tal, atraviesa una serie de fases, más o menos normativas, propias de su ciclo vital (noviazgo y matrimonio, procreación, adolescencia, maduración y emancipación de los/as hijos/as, nido vacío). La familia debe ir atravesando las diversas crisis que tienen lugar en el paso de una fase a otra para poder avanzar.

La familia es el lugar donde la persona vive sus principales experiencias, y es a través de ellas que se desarrolla a muchos niveles: valores, formas de sentir, de pensar, de vivir, de relacionarse, etc. Es bastante común que surjan dificultades y problemas en la interacción familiar durante estos procesos de desarrollo (como por ejemplo en la adolescencia) que pueden ser reorientados con la ayuda de un profesional especialista en terapia familiar.

Toda familia, ya sea en el modelo tradicional como en los nuevos modelos de familia, presenta conflictos que se suelen resolver mediante la negociación de compromisos que hagan posible la vida en común.

familias

La terapia familiar psicológica es una modalidad terapéutica que trabaja con la familia como unidad de tratamiento. Centra el foco en las relaciones interpersonales, ya que concibe a la familia como un sistema en el que sus miembros interrelacionan, influyen y son influidos entre sí. Como todo sistema, la familia necesita unos límites, una jerarquía, unas reglas de funcionamiento y una manera peculiar de comunicarse que permitan, la adaptación y el crecimiento de cada uno de sus miembros durante los diferentes momentos del ciclo vital.

La principal característica de la Terapia Familiar es que considera fundamental el contexto familiar en el que se sitúa un problema determinado . Entiende que los problemas, sean de tipo relacional o psicopatológicos, no sólo repercuten en la persona que los sufre sino también en las personas que están a su alrededor y las relaciones que se generan entre ellas.

La terapia familiar, como enfoque terapéutico, se encarga de abordar los problemas que surgen en el grupo familiar y de ayudar a encontrar soluciones a los mismos. Para ello se apoya en los propios recursos que posee la familia a la hora de afrontar las diversas situaciones de conflicto y malestar que se le presentan, buscando potenciarlos para conseguir un cambio que garantice una mayor calidad de vida a las personas que la componen, así como proporcionarles herramientas para prevenir situaciones similares en el futuro.

Esta terapia se caracteriza por ser un espacio seguro donde resolver los conflictos sin que escalen como en casa, mejorando la comunicación entre sus integrantes y recuperando la armonía. Se trata de conseguir que las personas actúen en colaboración, y no en rivalidad, para resolver sus problemas individuales y comunes.

Nos centramos en la persona o personas de la familia que son más susceptibles al cambio o que más ganas tienen de cambiar la situación problema. Cualquier cambio que se produzca en ellas, en sus actuaciones, en sus respuestas, implicará un cambio en el resto de los componentes de la familia. Podemos realizar un trabajo terapéutico con todo el sistema familiar o a nivel individual (trabajando sus propios sentimientos respecto a la familia cuando no es posible o no se desea de otra manera).

 

La Terapia Familiar está indicada en los problemas que surgen con:

  • Los cambios críticos que suelen ocurrir en las relaciones familiares desde enfermedades a muertes, situaciones imprevistas de desempleo, y otros sucesos que den lugar a una crisis en la familia.
  • Las dificultades en el ciclo vital de la familia: problemas de crianza, crisis de adolescencia, abandonos familiares, conflictos o crisis de pareja, etc.
  • Problemas emocionales y de sobrecarga que viven los familiares que atienden a pacientes con enfermedades mentales graves (Esquizofrenia, Depresión,…), demencias (Alzheimer, Parkinson,…) y otras enfermedades físicas crónicas e incapacitantes (cáncer, esclerosis múltiple…).
  • Cualquier tipo de trastorno que perturbe la convivencia de la familia: adicciones, trastornos de la alimentación, y otras situaciones de crisis que requieran intervención.

En Aljarafe Psicología atendemos a las familias mediante orientación, evaluación y tratamiento de disfunciones familiares. Las problemáticas familiares que tratamos con mayor frecuencia son:

  • Conflictos familiares ( peleas, agresividad, desconfianza, falta de entendimiento, mala comunicación, no seguir normativas,…),
  • Problemas de la familia desestructurada.
  • Problemas de comunicación.
  • Problemas de conducta de uno o varios miembros de la familia.
  • Intervención en crisis.
  • Separaciones y divorcios.
  • Enfermedades físicas y trastornos mentales: repercusiones en la familia.
  • Accidentes y repercusiones en la familia.
  • Embarazo adolescente.
  • Cambios vitales y afectación en la familia.
  • Estrés y repercusiones en la familia (cambios vivienda, paro, personas dependientes,…)
  • Problemas padres-hijos.
  • Adopciones: preparación e integración.
  • Procesos de aceptación de la Orientación Sexo-Afectiva o de la Identidad de Género de algún miembro de la familia.
  • Acompañamiento en procesos de reproducción asistida.

Si quieres información sobre esta modalidad de terapia no dudes en contactarnos:

Contacto Aljarafe Psicología

LLámanos

643 30 10 05

Email Aljarafe Psicología

Envía un correo

info@aljarafepsicologia.com

Si lo prefieres, puedes solicitar cita directamente a través de nuestro formulario